Presentación de Mis Mejores Fotografías.

domingo, 16 de septiembre de 2012

Escalada en la Pared del Zabala, Circo de Peñalara.

El Macizo de Peñalara es un enclave mítico para los escaladores del centro peninsular, la mayoría de los grandes escaladores de Madrid se han formado en estas paredes que cuentan con cerca de 150 vías, la mayoría de ellas semiequipadas. 


Por fin nos iniciamos en la Escalada Clásica. Nuestro monitor de la Federación Madrileña de Montañismo nos ha traído al enclave de Peñalara para practicar nuestra primera vía de varios largos semiequipada. 

Ayer sábado estuvimos practicando en el Risco de los Emburriaderos las diferentes técnicas de seguridad para progresar en itinerarios de varios largos; aprendimos a montar reuniones sencillas, a usar los empotradores o seguros flotantes (fisureros y friends), a usar los seguros naturales (puentes de roca, árboles...), aprendimos a manejarnos con un nuevo dispositivo de freno más específico para este tipo de vías (el reverso o "cesta"), y a montar y descender en rápel.
Dany montando una reunión sencilla con seguros flotantes en Los Emburriaderos.
Un curso muy completo con el que se nos abre un abanico de posibilidades inmenso para progresar en largas ascensiones verticales.

Valentín, nuestro monitor de la Federación, explicándonos cómo descender en un rápel.
Con la Escalada Deportiva estábamos acostumbrados a escalar en vías equipadas con seguros fijos (parabolts), a llegar a una reunión, a montar un descuelgue y a "limpiar" la vía. Con la Escalada Clásica se trata de alcanzar una reunión con seguros flotantes (fisureros o friends), de montar una reunión para asegurar al compañero de abajo, de progresar en un 2º largo, y así sucesivamente hasta montar una reunión para descender en rápel. 

Dany practicando el rápel en Los Emburriaderos.
En el Circo de Peñalara nos dedicamos durante toda la jornada de hoy a progresar en la vía "Marga" (IV+), situada en el sector izquierdo de la Pared del Zabala. 

Iniciando la escalada del 1º largo de la vía "Marga".
Escalamos el primer largo colocando los seguros flotantes; Dany subió 1º y montó la reunión, luego subió Valentín nuestro monitor, y finalmente yo limpiando la vía. Después yo progresé la vía subiendo de 1º, colocando los empotradores y montando la segunda reunión. Luego subieron ambos limpiando la vía, preparamos el rápel y descendimos los tres. En cuanto Dany pisó el suelo agarró la videocámara y grabó mi descenso en rápel:

video

Ahora lo que toca es visitar el rocódromo varias veces para repasar y practicar todo lo aprendido hasta que lo hagamos todo a la perfección antes de aventurarnos en nuestra próxima escalada sin la vigilancia de un monitor.

No hay comentarios: